A las aves

Paloma-blanca

Contempla a las aves que a ti retornan,
calma sus ansias de libertad con amor.
Exóticos seres que los días adornan,
rarezas armónicas en rededor.
Es bueno observarlas, oír su canto, su llanto.
Aprender de ellas, la sencillez de la vida.
Los sonidos, las manos, el nido y el árbol,
y un minuto de sol en la orilla.

Incita el placer que las rodea,
a quedarse en sus cantos prendidos.
Aquí yacen los pasos sombríos
de las locas y eternas mareas.

Anídate en mí como él
Cuida de tí como ella.
Cuida tu paso y en mí lamenta
la vaga anuencia de tus lazos.

Graciosas bellezas de almas sin nombre,
¿dónde es que duermen en este ancho mundo?
No busques a tientas en bloques sin monte
sino en los más húmedos contingentes fecundos.

Autoría: L.F Córdova

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s