Silencios

Me encantaban tus mañas,

el calor de tus miradas

y tu estudio de mi cuerpo.

Tu sabor en las mañanas,

la complicidad de la sala y

los deseos certeros.

 

Me encantaban tus razones,

tus ganas, tus emociones que

nos llevaban a la anuencia del

porfiado querer. Y con el

preludio de los besos volvía el

olor de los cerezos que tu aliento

ahondaba en mí.

 

Me encantaban tus formas,

Los suspiros y gemidos;

aquellos gestos que no olvido y que calan cada vez.

Me encantaba tu lógica, tu desvergüenza,

tu sorna, tu envoltura taciturna, un tanto

zurda un tanto cruda, tu poder animal.

Y así me encantabas y me encantas,

y me encanto yo y extasiada vuelvo a vibrar

con memorias, momentos y

aromas del grato placer de estar junto a ti.

 Autoría: L.F Córdova

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s