Una décima

No hay lugar en lo que miro,
No hay nada que me toque,
No hay reacción que provoque
En ti un suspiro.
La noria de los delirios,
me repite que te nombre.
Perdona que no me asombre,
De tus tantos desvaríos.
Temo más al desafío,
que al pedazo de ese hombre.

Autoría: L.F Córdova

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s