¡Vuela alto Cóndor de los Andes!

rl 

“Sólo tres Hombres Significativos, tres encarnaciones de pueblos, han surgido en América después de Bolívar: Benito Juárez, José Martí y, Eloy Alfaro. Y a este último, le tocó ser el último Libertador, en un mundo que ha apostado cobardemente de la Libertad”. Lo dice José María Vargas Vila, escritor y periodista colombiano,  en su libro “La muerte del Cóndor”. Una obra en la que desborda, con formidable estilo poético, lleno de belleza y fuerza,  las más altas noblezas del Viejo Luchador.

Hoy, hace 122 años, inició en Guayaquil la Revolución Liberal ecuatoriana, y fue así que el pueblo, congregado en las calles del puerto, nombra a Eloy Alfaro como Jefe Supremo de la República y General en Jefe del Ejército. Desde ese entonces, iniciaba para la Patria la concreción del ideario Alfarista y un fardo de nuevas luchas radicales, que harán del Ecuador un país menos esclavizado, con menos cadenas, desencadenando en nuevos rumbos libertarios.

Alfaro, fue la humanización tangible de la Revolución, la cual impuso notables transformaciones radicales como: la emancipación del estado de cualquier tutela religiosa (creación del estado laico), la incorporación de las mujeres al trabajo público y al derecho al voto; la promoción del sindicalismo liberal y la movilización popular, la educación laica, pública y gratuita; la libertad de conciencia y de expresión, la integración territorial por medio del Ferrocarril; la expedición de la ley de manos muertas que nacionalizaba todos los bienes de la Iglesia; la promulgación de la Ley de Registro Civil, la Ley de Matrimonio Civil, y demás leyes que otrora eran quimeras. Todo esto durante sus gobiernos (1895-1901 y 1906-1911). Mermando de esta manera con la larga y terrible noche post-colonial.

Hace 10 años, luego de la larga y triste noche neoliberal, la historia nos deparó una digna coincidencia: La Revolución Ciudadana. A esta revolución le tocó rescatar muchos símbolos de la Revolución Liberal, que fueron invisibilizados y destrozados por la desidia antipatria, como el Registro Civil, que antes de la Revolución Ciudadana, fue símbolo de la más pura ineficiencia, corrupción y maltrato. El gobierno de Correa, dignificó y rescató del fango a esta institución, convirtiéndola en una de las mejores del país. Así mismo, hizo renacer el tren, el cual fue reconstruido y es ya una realidad y un atractivo turístico para todo aquel que quiera revivir el sueño del Viejo Luchador.

La Revolución Liberal es un hito para la historia ecuatoriana, y fue sin duda, la inspiración de la Revolución Ciudadana de Correa. Con un fuerte sentir latinoamericanista, expresado en la lucha solidaria e internacionalista, quiso seguir el camino trazado por el libertador Simón Bolívar y revivir la causa integracionista de la Gran Colombia. Alfaro hizo suyas las luchas de Cuba y Puerto Rico por la independencia, convocando así un congreso latinoamericano en México, resultando una tajante declaración antiimperialista. No es raro, que nos recuerde entonces a algunos líderes latinoamericanos que buscaron la justicia y la igualdad entre estados en un sistema-mundo injusto y asimétrico; que abrieron la puerta a procesos post-neoliberales y revolucionarios, y pusieron fin y enterraron al ALCA.

La historia nos convoca hoy a conmemorar la enorme y cívica lucha del Ecuador del siglo XIX, a sacudir nuestras frágiles memorias, para tener conciencia del logrado y orgulloso presente que vive hoy el país. “Eloy Alfaro, fue eso, un Poeta Agráfico, Poeta sin sonoridades, que escribió con la punta de su espada, uno de los más bellos Poemas de Libertad que se hayan vivido jamás, bajo los cielos latinos; aquel galvanizador de pueblos, yace inerte, pero su ensueño queda en pie, su valeroso ensueño libre, como lo fue su alma, de todo átomo de impureza; y, un pueblo entero, gravita en torno a la órbita de ese ensueño”. La Patria nos llama a seguir construyendo juntos y organizados aquel poema libertario. Las montoneras entrañables deberán estar siempre guiando al pueblo lúcido y comprometido con la paz y el desarrollo radical del Ecuador y la Patria Grande.

¡Vuela alto Cóndor de los Andes y pinta hoy el cielo ecuatoriano de Alfarismo, con tu ejemplo de dignidad que nos alumbra!

Autoría: L.F Córdova

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s