Una imprudente palabra, nuestra ruina a veces labra: ¿Presos políticos en Venezuela? 

Resultado de imagen para ecuador  y venezuela politica

Si es que realmente el presidente del Ecuador respeta los principios del Derecho Internacional Público, como el Derecho a la NO injerencia en asuntos internos de los pueblos, deberá hablar con un poco más de criterio y profundidad, medir sus palabras lanzadas a cuentagotas y tal vez, extender un poco más sus mini cápsulas de intervención de 3 minutos en las que pretende dejar sobre la mesa su punto de vista exprés sobre asuntos delicados como el de Venezuela. Quizás deberían entrevistarlo y así conocer más a fondo su postura sobre estos temas y otros. (Qué raro que nadie lo haya entrevistado aún. ¡Nadie!, desde el 24 de mayo. ¿Por qué no, en tiempos de diálogo, de mano extendida, no es eso también demostrar transparencia y libertad a los ecuatorianos?)

Más allá de esto, se tiene que dejar en claro que hace unos días el Ecuador fue partícipe de la reunión de cancilleres de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), con el fin de profundizar los lazos, el diálogo político en el organismo y debatir sobre la actual situación de Venezuela. Así, se dejaba a un lado la reunión que al mismo tiempo se llevaba a cabo en Lima con 17 países de gobiernos, en su mayoría de tinte de derecha, en el que manifestaron “su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela” y “su decisión de no reconocer a la Asamblea Constituyente”.

La Cancillería también emite el siguiente Comunicado Oficial reafirmando la postura del Ecuador diciendo:

“Ninguna voluntad extraña puede conminar al Gobierno de Venezuela a tomar decisiones contrapuestas a sus intereses legítimos, ni a desconocer la voluntad general de su pueblo, que se ha expresado en las urnas a favor de instalar al Poder Constituyente. Estas determinaciones del pueblo venezolano no pueden ser cuestionadas por terceros Estados sin que dicho acto constituya injerencia en los asuntos internos de un país soberano que se encuentra empeñado en solucionar democráticamente su situación interna”. “Cada Estado tiene derecho inalienable de escoger su sistema político, económico, social y cultural sin interferencia de ninguna naturaleza de otro Estado, como una condición esencial para garantizar la convivencia pacífica entre las naciones y consolidar la paz”.

Como se ve, es claro que en ningún caso la Cancillería manifiesta su “preocupación por la cantidad de presos políticos” en Venezuela. Ni cuando se tuvo la oportunidad en Caracas para planteárselo de frente al mismo Maduro ni en ningún otro reciente comunicado oficial. Por el contrario, Ecuador siempre se manejó con un tono ecuánime y respetuoso ante la situación política interna del hermano país. Acudir al ALBA significó un aliviante símbolo que saca a la política exterior del Ecuador del vértigo político que se vive actualmente casa dentro.

Pero resulta que ayer, en su mini Informe a la Nación de todos los lunes, el presidente expresó que: “no deja de preocuparnos también la cantidad de presos políticos”, refiriéndose a Venezuela; dejando en el aire sus convicciones ideológicas y un enorme paraguas de contradicciones y verdades a medias que al final dejan un sabor indescifrable, pero que a la vez, resultan el esperado manjar para una oposición que todos los días se va nutriendo de pescar a río revuelto.

Hablar de estar “preocupados por la cantidad de presos políticos”, es caer en el lenguaje de los que promocionan la misma violencia, las muertes, las guarimbas, la desobediencia civil, y los incansables intentos de demandar la salida del presidente Maduro por vías antidemocráticas desde el primer día de su posesión en el poder.

Hablar de estar preocupados por la “cantidad de presos políticos” en Venezuela es desconocer que lo que existen son políticos presos. Los más mediáticos (Aquí una breve reseña de qué clase de ángeles hablamos: http://www.telesurtv.net/news/Cinco-detenciones-que-frenaron-planes-violentos-en-Venezuela-20160831-0036.html) no están en prisión por sus ideas políticas o por pensar diferente (de esos hay hasta de sobra, hasta ganan elecciones, insultan en las redes, salen en los medios, y se postulan para nuevas elecciones una y otra vez), sino por dirigir masacres, organizar guarimbas, incendios, escudados siempre detrás de un discurso en el que proponen supuestas manifestaciones pacíficas casi queriéndolas comparar con santas peregrinaciones.

Exponer “preocupación” por la cantidad de “presos políticos” da a entender una clara defensa a evidentes terroristas responsables de incendiar el Ministerio Público, camiones de comida, servicios públicos esenciales para la ciudadanía venezolana (tanto que se tuvo que evacuar una institución de educación para niños entre 2 a 5 años resultando asfixiados); de atentar contra servicios de alimentación, 19 universidades incendiadas, etc. ¿No es eso suficiente para no legitimar sus actos violentos en nombre de la “libertad”?

Exponer “preocupación” por la “cantidad de presos políticos” en Venezuela sin preocuparse, ni emitir comentario alguno, sobre: la cantidad de presos políticos que hoy tiene la Argentina, con Milagro Sala a la cabeza, dirigente social quien sigue detenida en la provincia de Jujuy pese a la orden de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al Estado argentino de otorgarle la libertad inmediata; la desaparición de Santiago Maldonado, joven activista desaparecido el 1 de agosto durante la represión de la Gendarmería Nacional de Argentina a la comunidad mapuche; los 2577 Presos Políticos de las FARC-EP en Colombia que reclaman hoy en día que se cumpla con la Ley de Amnistía e Indulto pactada en los Acuerdos de Paz en la Habana; los Presos Políticos Mapuche en Chile, estos dos últimos con largos días en permanente huelga de hambre sin ningún tipo de consideración para cambiar su medida cautelar al de arresto domiciliario (¡como sí lo consideran en la “dictadura” de Venezuela con la medida casa por cárcel!!)

Exponer “preocupación” por la cantidad de “presos políticos” en Venezuela significa desconocer los poderes públicos judiciales de esa nación, lo que nos llevaría a caer en la injerencia en sus asuntos internos y claudicar ante la igualdad soberana de los estados. Venezuela siempre ha respetado al Ecuador, no vive de andarse metiendo en los asuntos internos de ningún país. A estas alturas, si así lo fuera, ya hubiera emitido comunicado alguno respecto a la penosa crisis política interna de este país.

¿Dónde está la preocupación expresa del presidente Moreno, por lo acontecido este fin de semana en Charlottesville en el estado de Virginia, Estados Unidos, donde hubo muertos y varios heridos debido a una marcha neonazi? Algo me dice que si lo hubiera hecho, hubiera de seguro condenado la violencia de “ambos bandos”, equiparando nazis con antifascistas. La estratégica, fácil y cómoda ponciopilatada. Quisiera estar equivocada.

Basta ver el tuit que surgió inmediatamente de la señora Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, reseñado como “preso político”, a partir de las declaraciones del Presidente Moreno, en el que le agradece su apoyo para con Venezuela. Tuit que claramente deja ver que lo dicho por Moreno significó una luz de esperanza para la “causa justa” de esta señora que, dicho sea de paso, vino al Ecuador a hacer campaña al candidato presidencial de la oposición, Guillermo Lasso.

Recordemos que no se le fue admitida su entrada al país debido a que para actividades ajenas al turismo ella debía de tramitar otro tipo de visa, según como lo establece el Art. 49 de la Ley de Movilidad Humana que señala que “las personas visitantes temporales en Ecuador no pueden inmiscuirse en asuntos políticos internos en la República”. Fue regresada por donde vino.

Resulta sencillamente triste ver lanzar airadamente arengas, funcionales a la derecha, por el presidente del Ecuador, país que se distingue por defender (al menos desde la llegada de la Revolución Ciudadana al poder) reiteradas veces la no “injerencia en los asuntos internos de un país soberano”. El mismo país que le acaba de dar a Venezuela un espaldarazo para apoyarlo en su camino hacia el diálogo constructivo y el rechazo a toda forma de violencia construida a raíz de reiterados y fallidos actos golpistas.

Deberemos concluir finalmente que existe no solo un inofensivo “cambio de estilo” (en la praxis, intentan evitar los tintes ideológicos y ahuyentar sobremanera cualquier rastro de “Socialismo del Siglo XXI” y ni nombrar siquiera la palabra “izquierda”), sino una clara legitimación del poder otrora opositor. Un suelazo para los que pensaban que todo seguiría igual. Pero no, ya vemos que ni la política exterior se salva.

No podemos dejarnos confundir, no se puede estar coqueteando con el ángel y con el diablo al mismo tiempo. No se puede caer, si es que al final podemos seguir considerándonos un gobierno de izquierda, en el mismo discurso golpista del poder mediático y financiero. Sería mucho más sensato que dejemos de relativizar la verdad, dejar de hablar desde la ignorancia y sin profundidad política alguna sobre Venezuela o cualquier otro país que se enmarque dentro de las normas básicas del Derecho Internacional Público.

Un dicho de mi abuelita también decía: “Una imprudente palabra, nuestra ruina a veces labra”.

Anuncios

3 thoughts on “Una imprudente palabra, nuestra ruina a veces labra: ¿Presos políticos en Venezuela? 

  1. A esta altura, el viraje de Moreno hacia la derecha parece no tener retorno. Es una incógnita la posición que asumirá Correa, si se radicará e Bélgica a atestiguar cómo se destruye en meses lo que costó una década en edificar, o retomasu indiscutible liderazgo y protagonista para defender la Revolución Ciudadana. Comparto.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s